COMUNIDADES CUIDANDO LA TIERRA

Como un ejemplo puntual de lo que hacen miles de personas alrededor del mundo para cuidar la Tierra, les compartimos la historia de Jalcomulco, una comunidad en el estado de Veracruz que ha trabajado para defender la Cuenca del Río Antigua por más de 5 años.

SALVANDO AL RÍO 

Jalcomulco, un pequeño pueblo del estado mexicano de Veracruz ubicado a orillas del río Los Pescados, perteneciente a la cuenca La Antigua, en la zona del Golfo de México. Cabe resaltar que es el hogar del equipo nacional mexicano de rafting; gracias a que este río es uno de los cuatro mejores ríos para la práctica de este deporte, los jóvenes locales tienen el lugar perfecto para entrenar y alcanzar el mejor nivel internacional. 

Sin embargo, la importancia del río Los Pescados en la comunidad va más allá de su uso deportivo. Jalcomulco es el río, y su gente no concibe vivir sin su presencia. El río Los Pescados es el corazón de Jalcomulco, es el motor de la comunidad. Toda la vida del pueblo gira en torno a este río.

Basta con un descenso por el río para darte cuenta de ello. Te da la oportunidad de cruzarte con locales y turistas practicando rafting y kayak, con los niños jugando en las orillas del río, familias pasando el día en algún rincón escondido que solo ellos conocen, con los pescadores pescando langostinos (o camarón de río), que representan el ingrediente estrella del arte culinario local que preparan las señoras del pueblo en pequeños restaurantes. También tienes la oportunidad de quedar fascinado con la enorme biodiversidad de la zona, entre los que destacan el basto paisaje, la oropéndola y el tucán, entre muchas otras especies de la vasta flora y fauna local.

La Amenaza

Sin embargo, desde 2011, Jalcomulco y otras 30 poblaciones adyacentes a la cuenca La Antigua se han visto amenazadas debido a la posible construcción de una hidroeléctrica por parte de una empresa transnacional, Odebrecht. En caso de ser construida, esta tendría una cortina de 100 metros de altura que inundaría aproximadamente 400 hectáreas de terrenos fértiles. La construcción de la hidroeléctrica traería consecuencias devastadoras para las más de 30 comunidades, en particular para el pueblo de Jalcomulco, pues reduciría tanto el afluente del río a poco más que un arroyo. Respecto a esta amenaza, Miguel Ángel, un habitante local, dijo “El río nos mantiene a todos, sin el río, Jalcomulco desaparecería”. Además, traería otras graves consecuencias como la privatización de los servicios municipales de agua para la Ciudad de Xalapa, como lo señala el convenio que firmó la Comisión de Agua del Estado de Veracruz con la empresa en marzo de 2013. Cabe señalar que la firma brasileña Odebrecht ha estado envuelta en escándalos por corrupción en México, Brasil y Estados Unidos.

Hasta ahora, la comunidad ha logrado mantener el río, su corazón, con vida, gracias, en parte, a los enormes lazos que tienen los habitantes locales. Jalcomulco está lleno de vida. Todo el mundo se conoce. Se saludan, ríen y se cuidan los unos a los otros.

La Respuesta de la Comunidad

En enero 2014, cuándo la empresa trasladó maquinaria para comenzar con sondeos y mediciones para iniciar la construcción de la presa, a pesar de la existencia de veda en las cuencas hidrológicas que protegía el río, Jalcomulco empezó el proceso de la defensa de la cuenca. Jalcomulco, en asamblea comunitaria, fijó su postura. No permitirían el paso de la empresa, de modo que empezaron las reuniones con el resto de las comunidades y formaron el Comité de Pueblos Unidos de la Cuenca Antigua por Ríos Libres. La primera acción fue detener y sacar la maquinaria que ya empezaba a operar.

Fue en ese mismo lugar donde establecieron un campamento permanente para vigilar el acceso al río e impedir el paso de la maquinaria. El campamento permanente, que ha cumplido ya 5 años, lo bautizaron como “Centinelas del Río” y es el lugar donde convergen todos los esfuerzos del Comité, es como dicen ellos “el corazón de la lucha”.

En 2017 el Comité se acerca a FASOL por medio del mentor de FASOL, Guillermo Rodríguez, para obtener apoyo por parte de FASOL que les permitiera seguir la difusión en las comunidades aledañas, proveer el campamento con enotecnias y seguir el proceso legal, también participaron en el Encuentro de Defensoras y Defensores Ambientales y en el Taller de Herramientas Jurídicas que organizamos en noviembre del 2018.

Pasos para la Protección

La problemática se intensificó en junio del 2018, cuando por decreto presidencial, se levantó la veda que protegía a la cuenca La Antigua, permitiendo con ello que desde entonces se haya concesionado casi la mitad de ésta para proyectos privados; sin que a la fecha se conozcan las empresas que han adquirido estas concesiones, a pesar de que la ley exige que esta información sea de acceso público. Esto alertó al Comité, y por ello, intensificaron su labor.

Actualmente las comunidades de la cuenca La Antigua continúan en la lucha por defender su modo de vida y su territorio. Están convencidos de que con tiempo y esfuerzo lograrán reinstaurar la veda en l cuenca o, por lo menos, evitar la construcción de ninguna presa. Tienen razones para creerlo posible, ya que el actual presidente de México prometió, en campaña, que desharía el levantamiento de la veda. Sin embargo, estas comunidades no se conforman con las promesas de un político, y siguen trabajando intensamente, recurriendo a todas las herramientas disponibles como el campamento, los procesos legales, la movilización ciudadana, la difusión, el apoyo que se recibe desde fuera, la música que nunca falta y el amor que tienen por su río. Todo esto con el fin de convertir esas palabras en una realidad.

Algo tienen claro los habitantes de este pueblo, el río es de todos. Es quien da vida y trabajo, y su defensa será permanente.

Para que el esfuerzo de las comunidades como Jalcomulco, que protegen la vida, sea exitoso, necesitan apoyo, todos podemos ser parte del movimiento que salvará a la cuenca La Antigua.

Únete, apoya, contribuye, difunde esta historia, lo que hagamos entre todos permitirá salvar y resguardar la vida en Jalcomulco