El Ranchero Sudcaliforniano – Comunidades en Acción

Identificaron el agua como una necesidad compartida y lo afrontaron de manera colectiva. Cada rancho afronta esa necesidad a su manera, pero esa es la necesidad que comparten. El agua y la temporada seca. La temporada de lluvias son tiempos de felicidad y de abundancia. Sin embargo, la temporada seca es justo lo contrario. Son tiempos de escasez y de ánimos bajos. La solución que encontraron a este problema era fortalecer su sistema hídrico haciendo una represa más alta para capturar más agua y mejorar su sistema de riego. Así podrían sembrar más tierras y sobre todo, podrían sembrar durante la seca.

Fue entonces cuando se acercaron a FASOL y presentaron dos proyectos. Uno para la represa, y el otro para mejorar el sistema de riego. ¡Fue todo un éxito! Tan solo con la represa tuvieron suficiente agua para sembrar durante la seca y pudieron además sembrar más parcelas. Pero el éxito no se limitó a eso. La reforestación de la sierra había comenzado y es que para que un proyecto se convierta en un proceso organizativo, la comunidad tiene que ser dueña del proyecto. Y este es, sin lugar a dudas, un claro ejemplo de ello. Aquí nos gustaría resaltar que, si bien la contribución de FASOL ayuda a acelerar los procesos, no es en absoluto indispensable, pues este proceso se hubiese llevado cabo igualmente en otros tiempos.

En la sierra, cuando un rancho hace un proyecto, el resto de ranchos se acerca a ver qué es y a ver si funciona. A raíz de este proyecto el resto de ranchos se interesaron y se organizaron para implementar los mismos métodos en otros ranchos. Todo esto ha detonado un proceso colectivo que no parece tener fin.

Ahora que producen más, pensaron en cómo podían conservar lo cultivado y decidieron construir un molino administrado por todos.

En el caso del molino, el objetivo es construir dos, cada uno para un grupo de aproximadamente seis ranchos. Cada rancho, con sus huertos, tiene lo que necesitan para la molienda y sacar el concentrado para almacenarlo y mantener a los animales y ahorrar dinero.

Esto no se queda ahí, otro proyecto surge de las mujeres, las cuales son las guardianas de las semillas de la comunidad. Su objetivo es restaurar los huertos a como estaban hace 50 años, colocando los árboles frutales en lugares estratégicos para que se ayuden los unos a los otros y ayuden también al huerto. Para poder llevar esto a cabo las mujeres rancheras quieren transmitir sus conocimientos del calendario lunar y de la siembra a las niñas de las escuelas de la zona para que no quede en el olvido, algo indispensable para el éxito de este proyecto. Al fin y al cabo, como dicen ellas, “la huerta es la memoria del rancho”, y el rancho es parte de la cultura y de la historia de la península de Baja California. Y así la conservación de la vida de los ranchos y rancheros, contribuye a la conservación de los recursos naturales y del territorio a partir de la continuación de la vida productiva.

Cuando hablamos de la defensa del territorio de la península sudcaliforniana, estamos obligados a hablar de las sierras, y por ende de los ranchos y los rancheros, pues estos son los guardianes de las montañas sudcalifornianas. Son los que conocen la geografía, son los que conocen el agua y los que mantienen los oasis. El proyecto de reforestación que ha surgido de los rancheros es esencial para la vida en Baja California Sur. Una mayor vegetación traería más agua a un estado que, a pesar de ya tener un enorme déficit hídrico, sigue creciendo en población y con ello las actividades turísticas.

Este proceso no sólo se trata de rescatar un modo de vida, sino que también se trata de la defensa del territorio, de la defensa de la sierra y de la defensa del agua. Y lo más importante es que ha sido un proyecto que se ha originado desde la comunidad y para la comunidad, y que, incluso sin apoyo externo llevarían a cabo. Sin embargo, desde FASOL sabemos que cualquier contribución será bien utilizada y acelerará su proceso permitiéndoles enfocarse en seguir reforestando las sierras y manteniendo su estilo de vida.