Aportaciones Historicas 2018

33° Viacrucis contra la planta nuclear de laguna verde

Energía
Estado: Veracruz
Monto de la aportación:$10,000.00
Nombre del grupo: Movimiento Antinuclear Arcoíris
Nombre del proyecto: 33° Viacrucis contra la planta nuclear de laguna verde
Esta iniciativa busca mantener activo el movimiento de oposición al funcionamiento de la Planta Nuclear ante la permanente amenaza de los riesgos socioambientales que esto implica. Esto significa demostrar que existen otras alternativas realmente seguras para la generación de energía eléctrica que no perjudique.
Las experiencias y perjuicios a la sociedad por accidentes en plantas nucleares en el mundo, dañan a mujeres y hombres sin distinción social por lo que en el indeseable caso de ocurrir algo en la planta de Laguna Vede orienta a prevenir de las posibles afectaciones a toda la población.
La acción programada se centra en el apoyo a una persona autodenominado “Ecologista Universal” que durante 34 años ha mantenido esta lucha mediante diversos actos que van desde el activismo antinuclear realizando marchas; manifestaciones; declaraciones a la prensa y reuniones informativas a las comunidades periféricas a la planta nuclear. Se reconoce la gente en este personaje que surgió a la lucha surgido de su gente.
Cada año, sale de la catedral de Xalapa, Veracruz el lunes 26 de marzo que inicia la semana santa, hasta Laguna Verde efectuando un recorrido durante 5 días a pie de casi 120 kilómetros cargando una cruz que simboliza la pasión cristiana, llamando la atención de los pobladores de las comunidades del trayecto así como a las personas que transitan en sus vehículos sobre la carretera federal Veracruz a Poza Rica, mediante el reparto de volantes alusivos a la demanda histórico del cierre de esta planta.
El movimiento antinuclear tiene la virtud de conciliar la explicación de científicos diversos con el discurso popular. Las problemáticas social, técnica, ecológica y económica pudieron plantearse en términos sencillos que la sociedad pueda entender en la prevención de los daños radioactivos que nos afectaría tanto en el hogar, la fábrica, el ejido o la escuela. En esta movilización social, ciudadanos sin mayor formación lograrán comunicarse y entenderse sobre los motivos que hacen inviable y convierten en un peligro permanente una planta nuclear ubicada a unas cuantas decenas de kilómetros de sus domicilios.
Aspiran a que esta marcha impacte la política, social, económica y de seguridad nacional del país y que se logre crear las condiciones de convencimiento y presión pacífica pero enérgica al gobierno mexicano del cierre de esta planta. Pretenden que este movimiento sea expresión de un claro asunto propio de la soberanía popular y que las decisiones correspondientes no pueden ser tomadas sólo por alguna autoridad pública, por alta que sea su investidura, sino únicamente a través de una consulta amplia, profunda y generalizada.